Pecado nefando: “Encaramado sobre un muchacho”

INVESTIGADORA: Zully Chacón M.

Departamento de Investigaciones Históricas – ANH

 

 

FICHA  DE IDENTIFICACIÓN DEL DOCUMENTO:

 

  • Ubicación: Academia Nacional de la Historia – Archivo I
  • Sección: Judiciales
  • Signatura: A10- C17- D190
  • N° de documento: 190
  • N° de expediente: 1768
  • Temática: sodomía
  • N° de folios: 22
  • Año: 1767
  • Lugar: Puerto Cabello

 RESEÑA DE SU CONTENIDO: Criminales contra Josep Días por el crimen y detestable pecado de nefando, por comisión del Gobernador Castellanos Comandante de Puerto Cabello.

Pecado nefando: “Encaramado sobre un muchacho”

En casa de Juana Hernández, situada en la cieneguita del Cangrejal junto a la boca del río, se hallaban dos hombres, uno pardo libre y el otro esclavo, batiendo barro para cubrir la casa de Juana. Ambos, esa tarde, ven y oyen que por el camino se acerca un “mulatico” que a gritos pide que le ayuden a rescatar a su compañerito- que conjuntamente con él cortaban leña en el monte- de un soldado que lo había agarrado por la espalda a la fuerza y amenazado con un cuchillo lo había introducido monte adentro, sin saber que iba a ser con él. El “mulatico” relata que fue con su amiguito al monte y mientras jugaban y cantaban iban cortado leña para llevar a sus casas, en eso observaron que por el camino venía un soldado y al acercarse a ellos se puso a agasajarlos y acariciarlos, principalmente a él, quien pudo esquivarlo y se aparto un poco de aquel. Pero, al pedirle el otro amiguito un poco de tabaco al soldado y al pasárselo éste al muchacho aprovecha la cercanía para cogerlo por la espalda a la fuerza y meterlo monte adentro y como el muchacho empezó a llorar le dio un “cogotazo”, lo tumbó y se le echó encima. El “mulatico” dice que escuchó los gritos asfixiados del muchacho como si tuviera la boca tapada y, entonces corrió hasta la casa de Juana para avisarles a los allí presentes “que un soldado estaba encaramado sobre un muchacho” y vinieran a socorrerlo. Así que parten hacia el sitio del suceso y llegando uno de ellos primero insta al soldado que suelte al muchacho, todos ven al soldado ponerse en pie, abotonarse los calzones y huir con un cuchillo en la mano. Mientras, el muchacho afectado llorando vino hacia ellos y les dijo que aquel soldado “lo había cogido y amenazado con el cuchillo para ejecutar en él su acto torpe diciéndole que si no consentía lo había de matar”. El chico de 12 años que acompañaba a la víctima dice que el muchacho salió del monte “desrregado” y renqueando y quejándose del daño que le había hecho el soldado por el orificio, manifestando que el dolor que sentía en esa parte no lo dejaba caminar. Al soldado que era canario y de 39 años se le acusa de pecado de sodomía, o nefando privándolo de la plaza de soldado y se le condena a cinco años de presidio en el castillo de San Juan de Ullua de la Nueva Veracruz, a ración y sin sueldo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s